Crónica

Adiós a un amigo

Hay personas que dejan una gran huella en su paso por este mundo, destacando en muchas áreas, personas que pasarán a la posteridad y vivirán por muchos años en nuestros corazones, Iván Pereira Palomo, «Palomito», es uno de ellos y lo hará por su bondad y amistad desinteresada.
Conocí a Pereira hace muchos años, un tipo cascarrabias como ninguno, pero con un gran corazón.
No soy deportista y a pesar que no eramos cercanos en su época de dirigente de las inferiores de Deportes Iquique, fui testigo del apoyo entregado a muchos jóvenes, amigos de infancia que soñaban con ser alguien en el fútbol. Ahí estaba Pereira para aportar con un granito de arena y hacer realidad ese sueño, en algunos casos haciéndolos uno más de su familia dándoles un techo y calor de hogar, en otros apoyando económicamente o simplemente entregando un consejo.
Volví a encontrarme con Pereira en mi vuelta a Iquique el 2012, poco a poco comenzamos a hacer amistad, me llenó el clóset de zapatos con «Fono Calzado Pereira» y más de una vez me tendió una mano.

Te recordaré con mucho cariño, un verdadero amigo, te dije más de una vez que te enojabas por todo, pero al final siempre escuchabas, entregaste mucho al fútbol hasta el final, no se si fue recíproco, pero es parte de la vida.
Se nos fue un grande, una gran persona, un soñador, anhelaba la vuelta del tren Longino, tu partida caló hondo en muchos de nosotros. Hoy nos dejaste, seguro que tienes asientos de primera clase en el tren de la eternidad.
Mis más sinceras condolencias a su familia, la Sra Alicia, mi colega Rambito, Alicita, Sonia y sus nietos.

¡Adiós gordo, adiós @DonIquique. Un abrazo al cielo amigo mío.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba